¿Y si todas las religiones son un fraude?

Rate this post

¿Son los cultos una invención para hacer negocio con la fe y las creencias? ¿Dios creó al hombre o el hombre creó a Dios? Estas son algunas preguntas que plantea la nueva serie de HBO Latinoamérica, Dios Inc.

Si disfrutaste de El código Da Vinci, no puedes perdértelo. El programa es protagonizado por Rafael Sánchez Navarro y arranco el domingo 24 de enero. Yo apenas me tope con ella anoche y ya vi todos sus capítulos hasta ahora.

Dios Inc., la trama

No por nada suele decirse que de religión no debería hablarse en la mesa. Dios Inc. toca, justamente, un tema considerado tabú por muchos: las sectas.

Tras 10 años de viajar por Medio Oriente, el doctor en filosofía Salvador Pereyra (Sánchez Navarro) regresa a México con un descubrimiento trascendental: la tumba de Marduk, el creador del concepto de Dios, de donde se desprenden todas las religiones del mundo.

Al intentar publicar un libro al respecto, se da cuenta de que su obra ha sido robada por un grupo extremista llamado “Los Hijos de Indra”. Su líder, Askar Hyrum, ha reinterpretado las ideas de Salvador para usarlas a su antojo, con el fin de crear una destructiva secta.

Un tema tabú

Para realizar la serie, el equipo de producción, comandado por Sergio Sánchez Suárez, estudió diversos cultos. ¿Qué suelen tener en común las sectas, que causan tanto interés?

Como define el teólogo Miguel Pastorino, miembro fundador de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas, estos grupos suelen “usar técnicas de manipulación psicológica, para someter a sus seguidores con distintos fines, ya sea económicos, de explotación sexual o fanatismo ideológico, entre otros”.

“La falta de libertad y el proselitismo engañoso es lo que diferencia a las sectas de las religiones”, especifica. Indica que, por medio de distintas artimañas, muchos de estos cultos logran que las personas entreguen dinero o incluso bienes. “Lo que resulta más complicado es salir de estos grupos”, enfatiza.

¿Por qué la gente se une a las sectas?

Es un interrogante que seguramente veremos respondido en Dios Inc. Las razones, según Pastorino, pueden ser variadas: vulnerabilidad emocional, situaciones de crisis existencial, la búsqueda de pertenencia a un grupo o de superación personal.

“El ser humano es, por naturaleza, un ser social que busca aprobación y pertenencia”, añade Luis Alberto Rodríguez Juárez, maestro en Psicología. “Para que le validen sus pensamientos, ideas o creencias, y alcanzar una sensación de seguridad y autoestima, puede adherirse a distintos tipos de grupos, y llegar incluso al punto de la renuncia personal”, comenta.

No solo aquellos con menor formación se hacen adeptos a las sectas, avisa Pastorino. “Hay agrupaciones para todas las clases sociales”. Por su complejidad, este tema se ha tocado relativamente poco en televisión. Por eso, Dios Inc. promete ser polémica. Mira el tráiler:

La necesidad de creer

Fe y religiosidad son conceptos que han acompañado al ser humano a lo largo de su existencia. “Al preguntarse sobre el sentido de la vida, el amor, el sufrimiento, la muerte y lo que sucede después, el hombre busca respuestas más allá de él”, concluye Pastorino. Aquello que cuestione las creencias, ya se trate de ficción o de hechos reales, muy seguramente agitará las aguas.

Comentarios

Comentarios