Me regaló cuatro estrellas y una escalera de luz para llegar al cielo

Rate this post

Alguien me enseño a aprovechar el máximo de tiempo con aquellas personas que decimos querer. Nunca sabemos cuando dirán adiós o simplemente ya no estén en nuestras vida. Compartir, va más allá de un simple Hola, como estás? que decimos a cualquiera. Tampoco es decirle constantemente cuanto le aprecias o amas. Es mirar a sus ojos, y entender que hay más allá de lo que pueden expresar. Conocer cuando está mal, y calla, o cuando está mal y reclama. Reconocer que pueda haber detrás de su sonrisa, o entender que hay en su silencio.
Ser capaz de dejar tu abrigo en una noche de frío solo para que el/ella esté abrigado. Encontrar la palabra y o el abrazo en el momento justo para “borrar sus propias sombras en el es­truendo de una carcajada”. 

De que vale llorar luego, lamentarse o extrañarle si durante su estadía en tu vida, no llegaste a conocerle bien?
Si conoces sus debilidades y defectos, no te aproveches de ellos para herirle, ayúdale a ser más fuerte y comprensivo.

Ha pasado poco más de una década, en que esta persona me enseño tantas cosas sobre la amistad y el amor, y aunque la vida se ha encargado de intentar demostrarme lo contrario, no hay mayor cosa en la que uno pueda creer, que la ha que ha vivido y sabe que existe. Acepto que las cosas cambien, pero nunca cambia la esencia de las misma.

No emitan juicios con respecto a esto sólo es una de esas tantas reflexiones pendientes, pero quiero desmostrarles, que en nuestro camino, debemos aprender a valorar a aquellas personas que decidimos romper nuestras barreras y escudo y permitimos darle cabida en nuestro mundo, ese, que pocos conocen. no vayan por la vida demostrando o diciendo aquello que no sienten! ni mucho menos vivan de la conveniencia o la costumbre. Aprendan a conocer primero las razones de tantos desencuentros, y conviertan silencios inexorables en momentos de aprendizaje de aquel, que decidimos querer.

En el fondo, la amistad es virtuosa, no desaprovechemos el momento, ni corrompamos el valor del mismo!

Comentarios

Comentarios